¿Quién es Rafael Ciarcia?

Grupo Empresarial Oleus

¿Quién es Rafael Ciarcia?

 

Rafael Ciarcia, es un prestigioso empresario venezolano, descendiente de padres Europeos, ingeniero civil de gran renombre, el cual ha participado en el diseño y construcción de varias obras de gran importancia en su país natal.

 

Hombre brillante, quien se ha sentido atraído por el mundo de los negocios desde pequeño, a su vez siempre sintió pasión por la construcción, el diseño, las grandes obras y llamativos desarrollos urbanísticos.

 

Este ingeniero, es un profesional que se destaca por su compromiso con la sociedad en su país, siempre buscando brindar mayores oportunidades de empleo al venezolano.

 

Además, el Señor Rafael Ciarcia siempre ha sentido un amplio interés por el colectivo, pues busca la plena satisfacción de su entorno a través del deleite de sus espectaculares obras de arquitectura, las cuales fueron diseñadas bajo los mejores estándares de calidad. 

 

Profesión y estudios

 

Debido al incansable interés que sentía desde su adolescencia por el mundo de las construcciones, decidió estudiar ingeniería civil, en la prestigiosa universidad José María Vargas, de la ciudad de Caracas. En el año 1989, logró graduarse con honores como ingeniero civil, mención transporte.

 

 

 

 

Carrera profesional, logros en el área el concreto

 

Luego de alcanzar su grado de ingeniero civil, en búsqueda de nuevas aventuras, Rafael Ciarcia siendo un joven emprendedor, se fue al oriente del país, para abrir un nuevo negocio.

 

Entonces, alrededor del año 1990 abrió en la ciudad de Barcelona, de estado Anzoátegui, una sucursal de la planta Concretera Caracas C.A, empresa prestigiosa y de renombre, fundada por su padre y sus socios.

 

Esta empresa, se dedica a la comercialización y distribución de prontos de concreto por todo el ámbito nacional, ya con 60 años de éxito y buena reputación en el país, la han destacado como la empresa líder en el mercado del concreto.

 

Carrera profesional, incursión en la aeronáutica

 

Alrededor del año 1994, Rafael Ciarcia dio sus primeros pasos en la industria aeronáutica, en donde inició con el transporte aéreo para los empleados de Petróleos de Venezuela y luego de esto, junto a un socio fundó Aviones de Oriente, empresa conocida en la actualidad como Avior Airlines.

 

En esta línea aérea venezolana, Ciarcia se hizo cargo de su presidencia, haciendo carrera por 16 años dentro de esta empresa, la cual atendió con mucho empeño y dedicación, logrando con los años habilitar gran cantidad de rutas, dentro de Venezuela y hacia otras partes del mundo.

 

Luego de 16 años en Avior y haber ganado mucha experiencia acerca de cómo manejar un negocio fundado por el mismo, decide retirarse y volver a trabajar en el mundo de la construcción, lo cual siempre ha sido su pasión.

 

 

De vuelta al mundo de la construcción

 

Luego de estar de vuelta en el mundo de la construcción, se dedicó a crear grandes obras urbanísticas, complejos deportivos, algunos centros comerciales y empresariales.

 

Entre sus obras reconocidas, se destacan algunos de sus desarrollos urbanísticos, como los apreciados en Charallave, Estado Miranda o en Barcelona, Estado Anzoátegui.

 

Otras de sus obras más reconocidas son, la construcción de centros comerciales y centros empresariales, entre estos el Centro Empresarial Oleus, el cual es considerado como uno de los más importantes e imponentes del país.

 

Este centro empresarial cuenta con grandes avances tecnológicos, entre estos se encuentra una gran pantalla LED que está alrededor del edificio, esta permite apreciar en ella diferentes animaciones durante la tarde. 

 

A su vez, una de sus obras de más renombre y reconocimiento es, la Ciudad Vinotinto, la cual es un complejo deportivo, ubicado en la ciudad de Lechería, Estado Anzoátegui, construida en el año 2013.

 

Este espacio deportivo cumple con todas las especificaciones solicitadas por la FIFA, para ser un estadio de carácter profesional. Cuenta con un parque de césped sintético, así como gran cantidad de exigencias, para poder ofrecerle al público un espectáculo de calidad.